martes, 12 de mayo de 2009

FOTOBLOGNUNCIA: El Ascensor

El otro día me encontré la puerta del ascensor en una pared del portal y me pregunté
¿Han cambiado el ascensor de lugar? Moola, pero no, estaban cambiando el ascensor en
sí, ya me parecía a mi muy rápido cambiarlo de ubicación :-) Os dejo algunas fotos
de cómo estaba el hueco del ascensor hacia arriba y hacia abajo.







Pero ¿Por qué nos cuesta tanto ponernos de acuerdo en aspectos comunes, por ejemplo cambiar el
ascensor obsoleto e "ilegal" de una comunidad? Por pocas personas que haya en un
edificio siempre hay problemas hasta para aspectos comunes de mejora que son, a
priori, lógicos. Y resulta que hay gente que después de haber votado para el cambio
se niega a pagar, y la empresa instaladora amenaza con parar el ascensor hasta que
cobren, lógico. ¿Será la naturaleza humana? Si hasta en una pequeña comunidad como
puede ser una familia hay problemillas no me extraña que los haya en comunidades de
vecinos, en ciudades y sus ayuntamientos y así hasta el infinito y más allá.

4 comentarios:

Junkal dijo...

¿No me digas que andáis con el hueco al aire? qué peligro, espero que os hayan puesto ya la puerta, el nuevo ascensor o lo que sea! en fin, comunidades de vecinos... lo mío es un 2º sin ascensor pero como si fuera un 5º, ya sabes... los que no pagan menosmooooooolas ;-). Besos.

Juan Carlos dijo...

Vaya, a mi ni se me ocurre asomarme... Y lo de que no pagan, si el ascensor no tiene los elementos obligatorios y lo exige la JCYL, al Juzgado con ellos, lo tenéis ganado. Ahí no valen votaciones, cuando algo es obligatorio por Ley tienen que hacerlo aunque no les guste.

Saludos.

haideé dijo...

¿Y tu me preguntas si conozco el secreto de la ley de la atracción? Si, te puedo decir que si, pero no es un secreto, es algo muy fácil: a mayor bondad en tu interior, mayor bondad encontraras en el exterior... ya que hablas de ello...
Bienvenido de nuevo.
Un abrazo

Araceli dijo...

Nada nuevo bajo el sol. Estas actitudes parecen inherentes a la condición humana. Si a eso le añades que muchas veces no serevelan los verdaderos motivos que justifican determinadas acitudes, sinó que se recurre a mentiras, medias verdades y eufemismos... Vamos que, nada nuevo bajo el sol.