lunes, 14 de diciembre de 2009

Crónica de una cena cumpleañera

Iba a hacer una crónica de la cena pero mejor salto al mejor momento: la tarta y lo que vino después.
Cuando por fin llegó el momento del postre y el encargado de cortar la tarta cogió el cuchillo se oyó aquello de "Mételo hasta el fondo que la galleta está muy dura", ¿Qué querrían decir con eso?:



Después tocaba rebuscar en el botellín la poca cerveza que quedaba:



Pero cómo ya no veía bien tuve que meterme más para ver si realmente quedaba algo (buena foto para ser de un N95):



Después miré a mi derecha y el personaje que me acompañaba estaba saboreando los "caramelitos" que venían dentro de una de esas pequeñas bolsas antihumedad que encontró en la caja de zapatos de uno de los regalos, de esas que te dejan los pies como sapos:



Y finalmente, cuando recogí los platos de la cena, llegué al fregadero que estaba en condiciones lamentables, me dieron arcadas...

...y la siguiente foto de la cazuela con mi pota ya no la pongo porque sería lo que en mi pueblo llamamos porcilga: una pocilga porcina :-)

1 comentario:

Junkal dijo...

Cuánto tiempo sin comer esa tarta... mmmm... qué rica ;-). Las fotos de la cerveza geniales pero ¿¿es cierto que alguién se comía el gel de sílice?? no me lo puedo creer jajajajajajaja. Besos. Te agradezco que no pongas la foto que comentas, me hago cargo.