domingo, 22 de abril de 2012

Aquella vieja reflex


Aquel fue el verano posterior a mi primer curso de fotografía, yo estaba en el instituto y mis padres me regalaron una Zenit (analógica por su puesto, hará ya cerca de 20 años) que por aquel entonces costaban un huevete y le saqué mucho partido. En el pueblo combiné mis 2 mayores aficiones: las ranas y la fotografía. Ésta que os dejo está escaneada claro, como el resto que iré poniendo.

2 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Oye pues pillaste bien a las ranas. Un poquito más de profundidad de campo y habría sido genial.

Un abrazo.

Rubén :-) dijo...

La profundidad de campo no la controlaba todavía, eran mis primeras pruebas y tan contento que me puse cuando me llegó revelada, porque antes hasta unos días después no sabías cómo había quedado :-)